OTOPLASTIA: MEJORA LA FORMA Y POSICIÓN DE TUS OREJAS

Equipo Clínica de San Pío
  • 21/Sep/2023
  • 2258 Visto
Share Article
link

Corregimos la posición y forma de las orejas por medio de la otoplastia.

otoplastia-mejora-la-forma-y-posicion-de-tus-orejas
Photos by Clinica de San Pío
RESUMEN

    Entre los rasgos faciales más significativos están las orejas, una parte del cuerpo que puede tener formas y tamaños diversos, y que, a veces, puede generar inseguridades en algunas personas. Para aquellas que se sienten insatisfechas con la apariencia de sus orejas, ya sea por su tamaño, forma o posición, la otoplastia se presenta como una opción que puede marcar una gran diferencia en tu imagen.

    Sin embargo, es normal tener dudas y preguntas sobre este procedimiento: ¿En qué consiste exactamente? ¿Cuándo está recomendado? ¿Cómo es el proceso de recuperación? ¿Qué resultados se pueden esperar? Como especialistas en cirugía plástica y medicina estética en la Clínica de San Pío, estamos comprometidos a responder a todas estas preguntas y a facilitarte la información más precisa y completa para ayudarte a tomar la mejor decisión.

    En este post aclaramos tus dudas. Recuerda, la belleza es un viaje personal y cada paso que tomes debe estar orientado hacia tu bienestar y confianza en ti misma.

    Qué es y cómo se realiza una otoplastia

    La otoplastia es un procedimiento quirúrgico que permite corregir las deformidades en las orejas, ya sea por su forma, tamaño o posición. Este término proviene del griego "oto", que significa oreja, y "plastia", que hace referencia a la modelación. Por tanto, la otoplastia se traduce como el arte de modelar las orejas para darles una apariencia más armoniosa y proporcionada con el resto del rostro.

    Seguramente te estés preguntando: ¿Cómo se realiza exactamente una otoplastia? Aunque cada cirugía es única y se adapta a las necesidades específicas de cada paciente, hay algunos pasos comunes en este procedimiento.

    Normalmente, la otoplastia se realiza bajo anestesia local, aunque en algunos casos puede utilizarse anestesia general, especialmente en niños. El cirujano comienza haciendo una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para exponer el cartílago, que es la estructura que da forma a la oreja. A partir de aquí, el procedimiento puede variar.

    Si las orejas están muy separadas del cráneo, también conocidas como orejas de soplillo, el cirujano puede recrear los pliegues ausentes del cartílago y acercar la oreja al cráneo mediante suturas permanentes. En caso de que las orejas sean demasiado grandes, se puede extraer una parte del cartílago para reducir su tamaño. También se pueden corregir irregularidades o deformidades en la forma de las orejas mediante la remodelación del cartílago. Una vez que se ha logrado la forma y posición deseadas, la incisión se cierra con suturas.

    El procedimiento dura entre una y dos horas, dependiendo de la complejidad del caso. A pesar de ser un procedimiento relativamente rápido, la otoplastia requiere de una gran precisión y destreza por parte del cirujano para lograr resultados naturales.

    En la Clínica de San Pío, nuestros especialistas cuentan con la formación y la experiencia necesarias para realizar este procedimiento con los más altos estándares de calidad y seguridad, garantizando resultados que cumplen con las expectativas de nuestros pacientes.

    Cuándo está recomendada una cirugía de orejas

    La otoplastia puede ser una excelente opción para cualquier persona que se sienta insatisfecha con la forma, el tamaño o la posición de sus orejas. Sin embargo, este procedimiento no es adecuado para todos. La cirugía de orejas normalmente se recomienda a partir de los 5 o 6 años de edad, cuando las orejas ya han alcanzado su tamaño adulto.

    La decisión de someterse a una otoplastia debe tomarse después de una consulta con un cirujano plástico certificado. El profesional será capaz de evaluar la situación específica del paciente y recomendar el mejor procedimiento.

    Consejos para la recuperación de una otoplastia

    El proceso de recuperación después de una otoplastia es fundamental para asegurar que los resultados sean los esperados y para minimizar cualquier riesgo de complicación. Por eso, es importante seguir las recomendaciones de tu médico al pie de la letra. Aquí te dejamos algunos consejos que te ayudarán en este camino:

    • Cuidado de las incisiones: Después de la cirugía, es vital mantener la zona de la incisión limpia para prevenir cualquier infección. Tu médico te indicará cómo debes limpiar esta área y te proporcionará una crema antibiótica para aplicar.
    • Vendaje postoperatorio: Normalmente, después de la cirugía se coloca un vendaje alrededor de la cabeza para mantener las orejas en su nueva posición. Es crucial que este vendaje se mantenga en su lugar según las indicaciones del médico, usualmente durante unos días.
    • Evita el contacto físico: Durante las primeras semanas tras la cirugía, deberías evitar cualquier actividad que pueda causar un golpe en las orejas. Esto incluye deportes y juegos físicos.
    • Descanso: Como en cualquier procedimiento quirúrgico, el descanso es fundamental para una recuperación adecuada. Intenta dormir con la cabeza elevada para reducir la hinchazón.
    • Control del dolor: Es normal experimentar cierta incomodidad o dolor después de la cirugía. Tu médico te proporcionará analgésicos para manejar cualquier molestia.
    • Sigue las indicaciones de tu médico especialista: Cada persona es única y la recuperación puede variar. Por eso, sigue las indicaciones específicas de tu médico.

    El seguimiento de estas recomendaciones de cuidado postoperatorio es crucial para obtener los mejores resultados posibles. Una recuperación sin complicaciones es tan importante como una cirugía bien realizada.

    Resultados tras una otoplastia

    Los resultados de la otoplastia son generalmente permanentes y los pacientes suelen quedar muy satisfechos con su nueva apariencia. Sin embargo, como cualquier procedimiento quirúrgico, hay un pequeño riesgo de complicaciones, como infección o reacción a la anestesia. 

    Además, la otoplastia puede tener un impacto positivo en la vida del paciente. Al mejorar la forma y posición de las orejas, este procedimiento puede aumentar la autoestima y la confianza en uno mismo.

     

    La otoplastia es una decisión importante que debe tomarse con el asesoramiento de un profesional cualificado. En la Clínica de San Pío estamos comprometidos contigo en cada paso del proceso, asegurando que tu seguridad y cuidado desde la primera consulta hasta el final de tu recuperación.

    Agregar comentario

    arrow_upward