MITOS Y VERDADES DE LOS NEUROMODULADORES

Equipo Clínica de San Pío
  • 21/Sep/2023
  • 2258 Visto
Share Article
link

Verdades y mentiras en torno a los neuromoduladores.

mitos-y-verdades-de-los-neuromoduladores
Photos by Clinica de San Pío
RESUMEN

    Los avances científicos y médicos de las últimas décadas han permitido el desarrollo de un amplio abanico de técnicas y tratamientos en medicina estética. Entre ellos, los neuromoduladores se han posicionado como una opción segura y eficaz para rejuvenecer la apariencia, corregir asimetrías y tratar una variedad de afecciones.

    Sin embargo, al igual que con muchos otros tratamientos de belleza, surgen dudas y se propagan mitos. En la Clínica de San Pío, nuestro objetivo es ofrecerte la información más precisa y actualizada para ayudarte a tomar decisiones informadas sobre tu cuidado estético. Por eso, en este post despejaremos los mitos y compartimos las verdades sobre los neuromoduladores.

    Pero, ¿qué son exactamente los neuromoduladores y cuál es su origen? Los neuromoduladores son sustancias que se inyectan en determinadas zonas para relajar los músculos responsables de las líneas de expresión y las arrugas. Fueron descubiertos inicialmente por científicos en la década de 1970 que estudiaban las propiedades de ciertas toxinas. Sin embargo, no fue hasta los años 80 y 90 que se empezaron a utilizar de manera más generalizada en el campo de la medicina estética.

    En aquel momento, los resultados eran un tanto inconsistentes, lo que propició la propagación de mitos y desinformación. Con el tiempo, los neuromoduladores han evolucionado enormemente. Los profesionales de hoy, como los que trabajan en la Clínica de San Pío, cuentan con un profundo conocimiento y formación en su uso, asegurando resultados de aspecto natural.

    Sin embargo, existe cierta desinformación, y por eso, a continuación, veremos algunos de los mitos y verdades más comunes sobre los neuromoduladores, ayudándote a identificar realidad y ficción. Así, estarás mejor preparada o preparado para decidir si este tratamiento es adecuado para ti.

    Qué son los neuromoduladores en estética

    Los neuromoduladores son sustancias que, al ser inyectadas, tienen la capacidad de bloquear temporalmente la señal entre los nervios y los músculos, impidiendo la contracción muscular. De este modo, se reducen las líneas de expresión y se suavizan las arrugas.

    Los profesionales especialistas en medicina estética coinciden en que los neuromoduladores se utilizan para ofrecer resultados más naturales, sin alterar la armonía del rostro y respetando la expresión facial de cada paciente.

    Mentiras y verdades de los neuromoduladores

    Como ocurre con muchos tratamientos de belleza, hay muchas creencias equivocadas en torno a los neuromoduladores. A continuación, desmontaremos algunos de estos mitos y confirmaremos las verdades:

    • Comenzamos con uno de los principales mitos: "Los neuromoduladores dejan el rostro sin expresión". No es cierto. Un profesional experimentado sabe dosificar el producto para mantener la naturalidad en la expresión facial. Según el Dr. Jaime Tufet, presidente de la Asociación Española de Medicina Estética (AEME), "El objetivo de estos tratamientos es mantener la armonía facial, no eliminar la capacidad de expresión".
    • "Los neuromoduladores suavizan las arrugas". Esto es absolutamente cierto. Los neuromoduladores actúan inhibiendo la actividad de los músculos que provocan las arrugas de expresión, consiguiendo un efecto de suavizado y rejuvenecimiento
    • Otro de los mitos más extendidos, "los neuromoduladores son solo para mujeres". Esto no es cierto. Los hombres también pueden beneficiarse de los efectos rejuvenecedores de los neuromoduladores. Cada vez son más los hombres que acuden a la Clínica de San Pío en busca de tratamientos estéticos.
    • "Es un tratamiento de resultados temporales". Esta es una verdad. Los neuromoduladores tienen un efecto temporal que suele durar entre 4 a 6 meses, dependiendo del individuo y de la zona tratada, por lo que deben renovarse periódicamente.
    • "Los neuromoduladores son peligrosos". Este es un mito que ha persistido a lo largo de los años. La realidad es que los neuromoduladores son seguros siempre que sean administrados por un profesional cualificado.
    • "Los neuromoduladores son eficaces para tratar más allá de las arrugas". Aunque son más conocidos por su uso en la eliminación de las arrugas, los neuromoduladores también se utilizan para tratar afecciones como la hiperhidrosis (sudoración excesiva) y el bruxismo.
    • "Los resultados de los neuromoduladores son inmediatos". En realidad, los resultados no son instantáneos. Pueden tardar de 3 a 7 días en comenzar a notarse, y aproximadamente dos semanas para ser plenamente visibles.
    • "La aplicación de neuromoduladores es un procedimiento rápido". Este tratamiento suele durar entre 10 y 20 minutos, lo que significa que los pacientes pueden incluso hacerlo en su hora de almuerzo.

     

    Tratamientos con neuromoduladores y ácido hialurónico

    El término neuromodulador se asocia a menudo con la famosa marca, “Botox”, un tipo de neuromodulador basado en una toxina producida por la bacteria Clostridium botulinum. Aunque en dosis muy altas puede ser perjudicial, en las dosis minúsculas utilizadas en medicina estética es seguro y efectivo. Hay otros tipos de neuromoduladores en el mercado, cada uno con características ligeramente diferentes, pero todos con el mismo objetivo: relajar los músculos para suavizar las arrugas.

    El ácido hialurónico, por otro lado, es una sustancia que se encuentra de forma natural en nuestra piel. Con el paso del tiempo, la cantidad de ácido hialurónico que nuestro cuerpo produce disminuye, lo que contribuye a la formación de arrugas y líneas de expresión. En la medicina estética, se inyecta ácido hialurónico en la piel para rellenar estas arrugas y restaurar el volumen perdido, proporcionando un aspecto más juvenil y radiante.

    La elección entre neuromoduladores y ácido hialurónico, o la combinación de ambos, dependerá del resultado deseado y de las características individuales de cada paciente. En una consulta, nuestros profesionales pueden evaluar tu piel y discutir tus objetivos estéticos para determinar el mejor plan de tratamiento para ti.

    Los neuromoduladores tienen numerosas aplicaciones en medicina estética. Veamos algunos de los tratamientos más comunes en detalle:

    • Tratamiento contra las arrugas de expresión: Los neuromoduladores se inyectan en la piel para relajar los músculos que causan las arrugas de expresión. El resultado es un rostro más relajado y joven. Este tratamiento es especialmente efectivo para las arrugas del entrecejo, las patas de gallo y las líneas de la frente.
    • Elevación de cejas: Los neuromoduladores pueden administrarse para elevar las cejas y dar a la cara un aspecto más despierto y rejuvenecido. Al inyectarse en puntos estratégicos, los músculos que tiran hacia abajo de las cejas se relajan, permitiendo que los músculos que las elevan trabajen sin oposición.
    • Corrección de asimetrías: Si existen pequeñas asimetrías faciales, los neuromoduladores pueden ayudar a corregirlas. El tratamiento consiste en relajar los músculos que están causando la asimetría, equilibrando así la apariencia del rostro.
    • Sudoración excesiva: La hiperhidrosis, también conocida como sudoración excesiva, puede ser un problema embarazoso y molesto. Los neuromoduladores pueden inyectarse en las zonas problemáticas para bloquear temporalmente los nervios responsables de la activación de las glándulas sudoríparas, reduciendo así la cantidad de sudor producido.
    • Bruxismo: Esta afección, en la que la persona aprieta o rechina los dientes inconscientemente, puede causar dolor en la mandíbula, desgaste de los dientes y dolores de cabeza. Los neuromoduladores pueden inyectarse en los músculos de la mandíbula para relajarlos, aliviando así los síntomas del bruxismo.
    • Tratamiento de la sonrisa gingival: La sonrisa gingival se da cuando una persona muestra una cantidad excesiva de encía al sonreír. Los neuromoduladores pueden inyectarse en el músculo que eleva el labio superior, debilitándolo ligeramente y permitiendo que el labio cubra más encía, lo que resulta en una sonrisa más equilibrada.
    • Rejuvenecimiento de cuello y escote: Los neuromoduladores y el ácido hialurónico pueden ser usados conjuntamente para suavizar arrugas, brindando el rejuvenecimiento de cuello y escote apariencia más juvenil a rostro y cuello.

     

    Todos estos tratamientos se realizan en la Clínica de San Pío por profesionales cualificados y experimentados. Si tienes alguna pregunta sobre qué tratamiento puede ser adecuado para ti, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

    Agregar comentario

    arrow_upward