¿CÓMO SABER SI TENGO MAMAS TUBULARES?

Equipo Clínica de San Pío
  • 30/Jun/2024
  • 2258 Visto
Share Article
link

Las mamas tubulares o tuberosas son una anomalía en la forma de los pechos, te contamos más detalles.

como-saber-si-tengo-mamas-tubulares
Photos by Clinica de San Pío
RESUMEN

    Las mamas tubulares o tuberosas son una anomalía en la forma de los pechos, te contamos más detalles.

    Las mujeres en algún momento de su vida se han cuestionado sobre el aspecto de sus pechos, tomando en cuenta factores como si son firmes, la forma, dimensiones y otros detalles, o si se tienen anomalías como las mamas tubulares.

    Las mamas tubulares o tuberosas es una deformación en la que los pechos toman una forma picuda y constreñida, aspecto que es poco habitual en los senos.

    Las mujeres que padecen estos casos de pechos poco convencionales, en su mayoría tienen desconocimiento sobre las causas y el diagnóstico.

    Cabe destacar que las mamas tubulares no corresponden a una enfermedad ni representa un riesgo para la salud de las mujeres que las poseen. Solo es un aspecto poco común.

    Las mamas tubulares o tuberosas corresponden una anomalía en el pecho pero es benigna. La irregularidad corresponde a un defecto estético que se traduce en complejos y que puede terminar afectando la autoestima y crear inseguridades en las pacientes.

    Sobre las posibles afecciones, las mamas tubulares pueden afectar el proceso de amamantar y algunas mujeres no podrán alcanzar dar una lactancia materna exclusiva como se ha recomendado.

    Otra de las desventajas de las mamas tuberosas es que se pueden generar complejos e inseguridades, que pueden afectar la vida sexual de la mujer.

    Las mamas tubulares son una malformación congénita, la cual no se hereda, aunque varias mujeres del mismo grupo familiar pueden padecerla.

    Es importante señalar que aunque las niñas padezcan de esta malformación congénita, no es posible detectarla sino hasta que pasa la pubertad y entra a su fase reproductiva.

    Asimetría de las mamas tuberosas

    Las mamas tuberosas o tubulares es una anomalía del desarrollo de los pechos, que puede mostrarse en varias formas, de acuerdo al grado de constricción, entre otros parámetros.

    Algunos de los signos que permiten identificar las mamas tubulares es la asimetría entre ambos senos, la formación de areolas grandes y protruido, es decir, que sobresale de su volumen normal, presentando diferencias en los pechos.

    En ocasiones, las diferencias son pequeñas, además se puede presentar disminución en el surco mamario, que no es más que la falta de tejido debajo del borde inferior de la areola.

    Las mamas tubulares se clasifican en diversos grados:

    • En la primera etapa, el crecimiento mamario lleva a la falta de tejido en la parte inferior e interna. En ocasiones, puede presentarse de manera bilateral la deformidad. En el primer grado también se pueden hallar senos grandes y caídos, con las areolas desviadas hacia dentro o hacia abajo.
    • Por otro lado, en el segundo grado, las mujeres presentan las areolas con mayor tamaño y también hacia abajo.
    • Mientras que, en la tercera fase se afecta el lado exterior de los pechos. Y en el cuarto grado se afecta a todos los cuadrantes de los senos con anomalías.
    • Los pechos presentan una forma más alargada, similar a la de un tubérculo, en el cuarto grado de las mamas tubulares.

    Las mamas tubulares se forman durante el crecimiento del seno, como producto de una variación en su desarrollo. La formación de las mamas tubulares está relacionada con la unión del seno al músculo pectoral, en el que un anillo de fibra evita la distribución correcta del tejido adiposo. El evitar dicha distribución hará que vaya limitándose mientras va aumentando el tamaño, a su vez, la grasa irá moviéndose hacia donde tenga una menor resistencia la piel, que es la zona del pezón.

    Prevención y tratamiento de pechos tubulares

    Como las mamas tubulares están relacionadas con una alteración genética, no hay como prevenirla. No obstante, cuando la mujer se desarrolle y crezca, puede llevarse a cabo una intervención quirúrgica con el objetivo de corregir dicha malformación en las mamas.

    Los profesionales encargados y capacitados para cumplir con el tratamiento de las mamas tubulares o tuberosas es un especialista en cirugía plástica y estética, como los que forman parte del equipo de Clínica San Pío.

    El tratamiento de las mamas tubulares es una cirugía que dependerá en su mayoría del grado de la malformación. Entre las intervenciones quirúrgicas que se pueden realizar están las mamoplastias, mastopexias o la combinación de ambas operaciones. El objetivo de estos procedimientos es volver a moldear y que el tamaño del seno sea ajustado.

    El abordaje en los casos leves de mamas tubulares, en los que no ha existido herniación ni ptosis de la areola, se puede aplicar la vía submamaria de abordaje. Los casos graves sí deben abordarse de forma areolar y aplicando un remodelado completo en la mama.

    El procedimiento quirúrgico debe apuntar a eliminar el anillo fibroso que evita la distribución del tejido adiposo. Asimismo, se necesitará el uso de un implante que permita reconstruir la mama, en un procedimiento similar al que se realiza en una mastectomía.

    Los tipos de prótesis más empleados en dichos procedimientos son las de clase anatómica o en forma de pera, que aportan un volumen natural a la mamá. Este tipo de implante puede ayudar a recrear y rellenar la parte inferior del pecho.

    El postoperatorio de la intervención quirúrgica de las mamas tubulares no es un proceso complicado. Después de entre ocho a diez días, la paciente puede llevar a cabo una rutina prácticamente dentro de lo normal.

    Sobre la recuperación completa, es parecida a la de otras intervenciones quirúrgicas como las del aumento de senos. Otra similitud es que este tipo de operación incide de manera directa en la autoestima de la mujer.

    Especialistas recomiendan lubricar bien la piel antes de la intervención quirúrgica para evitar afectaciones en la piel por el aumento de mamas

    Como posibles riesgos de la intervención quirúrgica para corregir las mamas tubulares, existe la posibilidad de no amamantar como consecuencia en algunos casos. Por eso, es importante consultar con los especialistas en cirugía plástica antes de realizarse algún procedimiento estético. Las mamas tubulares también pueden afectar la producción de leche, haciendo que sea una cantidad menor.

    Esta anomalía en las mamas llamada tubulares o tuberosas conforma un problema muy común en las mujeres, tanto que una de cada cuatro féminas son diagnosticadas con esta malformación.

    En Clínica San Pío somos especialistas en cirugía corporal y medicina estética. Consúltanos sin compromiso, y consigue gratis tu primera consulta.

    Agregar comentario

    arrow_upward